Un argentino en la XIII exposición anual del CAEP


Fierros sin fronteras

Llevo casi un año viviendo en Perú. Este hermoso país me ha hecho parte de sus costumbres y me ha dejado comprender que tiene una identidad muy propia. Sus comidas, su música y su estabilidad económica son bien valoradas, y tienen características muy distintas a las de mi lejana Buenos Aires. La magia de sus tres regiones, con sus paisajes tan diversos y atrayentes, y su rica historia y cultura ancestral que asombra, contrastan con el caos del sistema de transporte y los vaivenes políticos. Y todo esto también es mi querido Perú.
Aprendí y viví unas cuantas cosas, y entendí que las similitudes y diferencias son muchas. Pero sin duda, una de las cosas que mas extrañaba de mi Argentina es esa pasión fierrera que identifica al país que me vio nacer, y que viene de lejos, desde los inicios de la historia misma del automóvil. En Argentina, a grandes rasgos, desde la cuna te acompaña una pelota de fútbol, o un autito de juguete, o ambas cosas en la mayoría de los casos. 

En mi caso nací con un autito, y el recuerdo mas lejano que tengo debe ser de cuando tenía unos tres años, y mi viejo me regaló un Volvo, no sé qué modelo era (un 840 tal vez…), pero recuerdo era color rosado, de muy mala calidad, a escala 1/64, y recorrió kilómetros de pisos y paredes, no sobrevivió al paso del tiempo, pero inició una pasión que nunca desapareció.

Gracias a mi buen amigo Christian, padre de este blog y del excelente blog "QuioscoPerú43", pude reencontrarme con esa pasión fierrera, que en este caso se enfoca en los autos a escala. Gracias a su invitación, fuimos al encuentro anual del CAEP, un excelente club de fanáticos (como lo somos Christian y yo) de los autos a escala. Nada mejor que un domingo de noviembre, con el sol asomando en la nublada Lima, para darse una vuelta por el Parque de la Amistad, y disfrutar de una hermosa reunión.


A la entrada del pabellón dedicado a la exposición nos esperaban varios autos clásicos (tamaño real), para ir poniéndonos en clima. Triumph, Fiat 500, Mustang, Mercedes-Benz, Pontiac, todos en un estado de conservación envidiable nos daban la bienvenida. Nuestro corazón se quedó con el simpático 500 con techo de lona e interiores rojo y blanco. ¡Divino!

XIII exhibición CAEP XIII exhibición CAEPXIII exhibición CAEP XIII exhibición CAEP XIII exhibición CAEP XIII exhibición CAEP XIII exhibición CAEPXIII exhibición CAEP XIII exhibición CAEP

Los tres primeros expositores eran vendedores organizados, vendían modelos atrasados de El Comercio, autos de la marca IXO a escala 1/43 y de la marca Greenlight a 1/64, muy amables, respondían todas nuestras preguntas, y daban ganas de vaciar la billetera. Aunque algunos precios estaban ciertamente "inflados", sobre todo los modelos de El Comercio, esperábamos algunas ofertas, considerando la ocasión…

Al ingresar al pabellón, unos 15 integrantes del CAEP exponían sus colecciones prolijamente, siempre con una temática determinada. Llenos de orgullo y buena onda, se explayaban con amabilidad ante cada pregunta que uno hacía,  disfrutaban (tanto como nosotros), con cada detalle de cada modelo. Yo creí que sabía mucho. ¡Aprendí que aún me queda mucho por aprender!

Las escalas infaltables del Diecast estuvieron presentes: 1/64, 1/43 y 1/18 fueron mayoría, aunque también había algunos modelos en 1/32, 1/8 y 1/1 (si consideramos los "de verdad"). Fue un placer recorrer visualmente cada una de las colecciones.

En escala 1/64 destaco una completa colección de autos Matchbox, de todas las épocas... 


En 1/43, y porque me tocó mi corazón argentino, destaco la colección que presentaba unos 30 modelos de la colección IXO Altaya presentada en mi país, llamada "Autos inolvidables Argentinos", su propietario no se los trajo todos, pero casi. Fue emocionante ver esos modelos de mi barrio, todos juntitos. 


También destacó una colección dedicada especialmente a modelos de la marca Porsche, siendo el modelo más destacado, en mi opinión (y paradójicamente), un camión ploteado con los colores de Martini Racing Porsche, y que servía de transporte de vehículos de carrera. 



En escala 1/18, llamó mi atención la colección de Volkswagen, escarabajos y kombis, con variedad de modelos de todas las épocas, y la colección dedicada a leyendas de la Fórmula 1, con especial mención a los modelos que representaban al gran Ayrton Senna.
XIII exhibición CAEP


XIII exhibición CAEP




Mención especial merece la colección, en diversas escalas, de distintos modelos de camiones de bomberos presentados por una amable mujer bombero. En su stand se recorre la evolución de este tipo de vehículos a lo largo del tiempo. 
XIII exhibición CAEP

También vale la pena destacar los tres kartings, a tamaño real, que se expusieron junto a los autos a escala, uno de los cuales es el primer vehículo de este tipo que existió en Perú, restaurado minuciosamente por uno de los integrantes del club.


Como pendientes debo admitir que me sorprendió no encontrar ninguna colección dedicada a vehículos bélicos (lo cual agradezco, ya que no son de mi preferencia).

Y, a diferencia de Argentina, lo que aquí extrañé fue encontrar modelos que no sean Diecast, del tipo "para armar", en mi país es muy grande su público; aprendí que ese es un mundo poco explorado  en Perú, y se me ocurre que es una veta muy interesante para explorar. Tal vez en un futuro las maquetas que he armado años atrás (y que aún están en Argentina), puedan formar parte de un stand. 

También me sorprendió que aquí no haya llegado la magia del "Scalectrix", esos autitos que corren por un riel electrificado en una pista determinada, y que se manejan con un pulsador. Hoy día los modelos que se pueden adquirir, en general a escala 1/32, tienen una calidad de terminación tan buena como cualquier Die-Cast.

Pregunta va, pregunta viene, las charlas con los miembros del club fueron fluidas y entretenidas, entre anécdotas de por aquí y por allá, borrando fronteras cuando de autos se trata. Estrechamos amenamente la mano del presidente del club y prometimos seguir en contacto. Y en mi caso, me retire dándome cuenta que todo ese mundo fierrero que añoraba, está bien vivo en este país, y sólo es cuestión de encontrarlo, y comprendí en profundidad que esa pasión que yo consideraba tan argentina, tan distinta, en realidad no tiene nación.

¡Nos vemos el año que viene CAEP!

Si quieres ver más fotos del evento, puedes darle click aquí: XIII exhibición CAEP


Nota: Demian Varela
Fotos y diseño: Christian Ordoñez



2 comentarios:

  1. Perú tiene una cultura automovilística, pero lamentablemente luego de que la dictadura militar izquierdista de 1968-1980 expulsó a las fábricas estadounidenses, poco faltó para terminar como Cuba. El país nunca ha logrado recuperarse del todo luego de esa época. Ah, y también desaparecieron los autitos Matchbox y Corgi luego de un tiempo, recién en los años 80 regresan al mercado los Hot Wheels.

    En cuanto a los modelos de plástico para armar, son otra categoría distinta, a veces algún expositor lleva algunos pero el CAEP se centra más en los die-cast. Más bien, del viernes 16 al domingo 18 de noviebre se llevará a cabo en la Base Aérea de Las Palmas la Inka Expo Modelismo 2018 (el año pasado se realizó también ahí), concurso y exhibición de plastimodelismo con participación internacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marco, no sabíamos de esa exposición en la Base aérea Las Palmas, gracias por la información.

      Eliminar

 

Noticias del blog

Intercambio de miniaturas

¿Si coleccionas miniaturas en 1/43 y andas buscando miniaturas que hayan salido a la venta en Perú?... Te proponemos un intercambio con nosotros; te sugerimos leer esta nota: Intercambio de miniaturas 1/43 donde podrás encontrar todos los detalles para el intercambio

Acerca de nosotros